El “banquito” de Amparo Chust cojea

El “banquito” de Amparo Chust cojea

La concejala de Igualdad del PP utilizó la obra del 28-J para enfangar y descalificar al PSOE de Torrent, acusándolos de menospreciar el trabajo de las mujeres de Torrent por utilizar el término “banquito” durante la defensa de la moción en defensa de los derechos del colectivo LGTBI que los socialistas presentaron en el pleno del pasado jueves, una palabra utilizada inicialmente por el Gabinete de Prensa de la concejala del PP para referirse a la obra de la torrentina Julieta XLF.

El término «banquito» ha generado un acalorado debate en las últimas horas redes sociales. La concejala de Igualdad del Partido Popular, Amparo Chust, utilizó esta expresión como arma arrojadiza contra la socialista Marina Olivares, por su intervención durante la sesión plenaria del jueves, en la que la popular guardó silencio y su respuesta, que reservaba para las redes sociales. Olivares defendía una moción en favor del colectivo LGTBI y criticó que no se colgara la bandera arcoiris en la fachada del Ayuntamiento y que toda la actividad en defensa de los derechos del colectivo se haya reducido a pintar un banco, ya que a su entender hacía falta mucho más para visibilizar su lucha.

Sin embargo, Chust olvidaba que el término «banquito» fue inicialmente utilizado por el gabinete de prensa del Ayuntamiento en sus redes sociales para referirse a la obra de la artista local Julieta XLF. La coincidencia se vuelve más significativa considerando que Chust también es responsable de la comunicación municipal como concejala del área. Esto ha llevado a Olivares a responder rápidamente a los comentarios de Chust.

El ataque de Chust comenzó cuando Olivares destacó en su exposición que las iniciativas del ayuntamiento en defensa de los derechos LGTBI se habían limitado a la pintura de un «banco»banquito», criticando la falta de acciones más contundentes y significativas. Chust, obviando que el término «banquito» había sido empleado en la propia comunicación oficial del ayuntamiento, utilizó esta expresión para desacreditar la intervención de Olivares y envió una nota de prensa menospreciando el trabajo de la propia Olivares y de todas las anteriores concejalas al frente de la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento, también las de su propio partido.

La reacción de Olivares no se ha hecho esperar. En sus declaraciones posteriores, demuestra como Chust ha querido politizar una obra que tenía la intención de promover la igualdad y el respeto. «En lugar de utilizar esta obra para avanzar en la lucha por los derechos LGTBI, se ha optado por usarla para atacar y dividir», añadió la concejala socialista.

El «banquito de la discordia» ha puesto de manifiesto la tensión existente el en el Partido Popular de Torrent y ha resaltado la necesidad de acciones más concretas y unificadoras en la defensa de los derechos del colectivo LGTBI en la localidad. La comunidad espera que este incidente sirva como un llamado a la reflexión y a la adopción de medidas más efectivas y menos divisivas en el futuro.

“Lo más triste es que una obra que debía servir para unir y reclamar igualdad y respeto se haya convertido en un arma política para enfangar y tratar de crispar a la sociedad torrentina. Amparo Chust y el PP demuestran su verdadera cara, la del discurso del odio y la crispación, y lo poco que le importan defender los derechos del colectivo LGTBI», expresan los socialistas.

LEE LA RESPUESTA DEL PSOE AQUÍ: https://www.facebook.com/share/p/Lwo8cvG9AWLX4K69/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *